Viernes, 23 Agosto 2019

Disminución de los Índices de Violencia de Género Mediante el Uso de Herramientas de Comunicación No Violenta y la Inclusión Económica de la Mujer, en Comunidades Campesinas de Chimborazo

Ver Fotos

Financiador:            Embajada del Reino de los Países Bajos

Ejecutor:                  FECD

Locación:                 Cantones Guamote y Colta, provincia de Chimborazo

Periodo ejecución: 2010-2011

El proyecto se implementó en los cantones de más altos índices de pobreza en la provincia, y se orientó a disminuir la violencia contra la mujer indígena y a propiciar su inclusión económica. A partir del modelo de Gestión Humana con Focusing se propiciaron prácticas y comportamientos de comunicación sin violencia, al interior de las organizaciones y las familias.

La intervención logró avances en la sensibilización respecto a los derechos de la mujer y formas alternativas de comunicación en las familias que participaron. Se fortalecieron prácticas de agroecología en 15 organizaciones y asociaciones de mujeres, que mejoran la productividad de sus cultivos y recuperan variedades tradicionales de tubérculos andinos como la mashua, melloco y oca. Estos grupos comercializaron asociativamente sus productos y establecieron huertos familiares que mejoran la nutrición familiar.

Las acciones iniciadas con este proyecto tienen continuidad y amplían su cobertura con el proyecto que actualmente ejecuta, con recursos del FECD, la Fundación Apoyo Humanitario “Ascender” Ecuador.

“Para mí los talleres que hemos capacitado, es muy importante, fui dos años dirigenta de mujeres, no fue fácil llevar este cargo, primero porque como mujeres indígenas, tenemos muchas obligaciones que cumplir con los hijos, esposo y animales, entonces no es fácil salir a los talleres, pero doy gracias a Dios y a mi esposo, porque siempre me apoyaba, me daba fuerza para llevar adelante esta organización con mis compañeras, ahora tengo más fuerza, poco me debilita el estudio, solo soy primaria y también el idioma, pero tengo la capacidad de hacer gestiones en las Instituciones y demuestro mi capacidad. También gracias al FECD, que han venido a compartir la pausa (práctica priorizada en el modelo de Gestión Humana con Focusing) que nunca hemos oído en ningún taller; al inicio era como chiste, juego, pero después nos damos cuenta que es algo importante para la vida, la familia y la comunidad, es verdad al no saber la pausa hemos vivido en violencia, pero ahora he dado bastante cambio en mi forma de comunicación con mi familia, yo he conversado a mi esposo de la pausa, pero no entendía, no me hizo caso, pero ahora gracias a él pone en práctica y demuestra su cambio con los hijos, ya el trato no es como antes. Yo no he sido violenta, pero si he sido muy enojona con mis compañeras, pero con la pausa ahora siento segura y en cada cosa que hago pienso que debo hacer con la pausa”

Manuela Gavin, Promotora de la Asociación de Mujeres de la comunidad Laime Capulispungo